Seleccionar página

Junto al arquitectos de la delegación Ancud del Colegio de Arquitectos de Chiloé, de la agrupación Defendamos Chiloé y estudiantes de arquitectura de la Universidad San Sebastián la Asociación de Carpinteros Patrimoniales de Chiloé dio el vamos a un proyecto largamente anhelado por sus miembros: preservar casonas de alto valor patrimonial de la ciudad, ubicadas en la calle Las Heras, en la zona histórica y central de la ciudad de Ancud.

El propósito no es reciente. Ya rondaba en la cabeza de los carpinteros. Pero las circunstancias quisieron que este pasado mes se dieran las voluntades para poner manos a la obra. Es así como hace unas tres semanas, a inicios de abril se juntaron distintos carpinteros, profesionales y estudiantes de arquitectura para iniciar un proceso de levantamiento del estado de conservación de las casonas y elaborar un detallados informe (fichas) sobre los valores arquitectónicos y del estado de los materiales, de la estructura, de las casas.

El objetivo, promover su declaratoria de Zona de Conservación Histórica para en un futuro próximo gestionar recursos públicos para intervenir los inmuebles y evitar su deterioro irreversible.

«Esto surgió hace dos años cuando empezamos a hacer una primera restauración de un inmueble patrimonial en Ancud. la casa estaba en este pasaje. Su entorno, las casas eran similares. vimos que había muchas casas que estaban con un gran grado deterioro y por otra parte una comunidad que quería mantener sus casas. Golpeamos muchas puertas para iniciar este proceso, pero recién este año se dio esta alianza», cuenta José Catalán, presidente de la Asociación.

Esta calle, consideran los carpinteros, tiene un gran potencial turístico y es un aporte al desarrollo de la ciudad. «Casonas de este tipo, hay en muchos lugares, no solo en las ciudades, también en zonas rurales. Hay un gran desafió allí, de cómo hacemos, entre los más posibles, más instituciones, los municipios para conservar este patrimonio arquitectónico de Chiloé».

La Asociación ya tiene experiencia en este tipo de trabajo pues ha participado en iniciativas impulsadas por el programa  «Quiero mi Barrio» del Ministerio de la Vivienda en la ciudad de Puerto Varas y de Maullín, en la Región de los Lagos.

 

*foto portada, gentileza del Colegio de Arquitectos de Chiloé